Perfecta como los maniquís

Su cuerpo es perfecto, eso no se puede negar. Pechos absolutamente redondos, puro diseño geométrico y sexual, pura perversión en sus ojos de gata salvaje, ganas de agarrarnos la polla y violarnos directamente. Y, claro, nosotros, si se trata de ella, nos dejaremos con mucho gusto, que nos haga lo que sea, pero que nos deje corrernos en su boca...





Related Posts with Thumbnails